Participar de la danza de la materia, intercambiándose para renovar la escenografía cotidiana, me hace comprender que todo lo nuevo nace cargado de historia y que toda historia sirve para descubrir de nuevo, lo nuevo.

 

Bracamović por esta simpaticorra marioneta pragrense no está mal, ¿verdad?